Comunicado SOCHIMEF: "Preocupación por formalización de grupos antivacunas"

Ante las informaciones publicadas en diversos medios respecto de que los grupos denominados como “antivacunas” estén considerando su organización formal, la Sociedad Chilena de Medicina Familiar, Sochimef, que agrupa a los médicos de la especialidad Medicina Familiar, expresa su preocupación por el grado de injerencia que puedan estar alcanzando estos grupos en la opinión pública, por el peligro que representa la posición que sustentan.

Queremos hacer notar que, como entidad cuya especialidad médica es trabajar directamente con los grupos más vulnerables de nuestra sociedad, nuestra preocupación es que grupos de este tipo generan en la población miedo y desconfianza hacia las vacunas. Esto es relevante de enfatizar por cuanto las vacunas representan un instrumento clave en la prevención de enfermedades infecciosas y muertes asociadas.

Los riesgos o molestias asociados al recibir una vacuna son extremadamente menores a los riesgos que se tienen al no vacunarse.

Cabe señalar que estos grupos que se declaran contrarios a las vacunas solo fundan sus argumentos en "el derecho a elegir vacunarme o no", dejando de lado cualquier fundamento científico o médico creíble que respalde esa postura.

Como médicos familiares nos parece muy importante hacer notar que estos grupos totalitarios pueden generar un problema a nivel país de repercusiones insospechadas si se les da cabida como una voz válida. Ya estamos viendo ejemplos claros al respecto, como la reaparición del sarampión, enfermedad que ataca principalmente a niños —nuestro futuro—que son a quienes ellos dicen defender. El sarampión estaba hasta hace pocos años en sus índices más bajos de incidencia tanto en Chile como Latinoamérica. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud emitió en enero de este año (2019) una alerta por su aumento, que se debe, en gran parte, a la circulación de rumores y miedos generados por estos grupos, lo que ha llevado a que muchos padres optaran por no vacunar a sus hijos.

El no vacunarse tiene efectos, no sólo en el individuo que decide no vacunarse, sino también en el resto de la población que es expuesta a la enfermedad, por lo que también es una decisión poco solidaria. 

Destacamos sobretodo la problemática a nivel país que puede generar este tipo de tendencias “antivacunas” que no solo afectan al niño o niña que no se ha vacunado por decisión de los padres, sino que afecta también a otros niños que todavía no se han vacunado porque no tienen la edad o por otros motivos de salud (como niños que padecen enfermedades crónicas y no pueden vacunarse), poniendo en peligro la inmunidad colectiva. La decisión de vacunar o no a un niño no debe ni puede ser tomada a la ligera y mucho menos basada en fundamentos que no son científicos. Muy por el contrario, nuestro llamado es hacerse más responsable de la prevención y ampliación de los alcances de vacunación a nivel estatal para que más niños sean protegidos contra enfermedades que pueden ser mortales cuando no se ha efectuado la vacunación.

Dra. Carolina González Reyes
Presidenta SOCHIMEF

 

A %d blogueros les gusta esto: